pinturas para la cocina

Artículos Mas Leídos

Las pinturas más adecuadas para la cocina

Por sus características particulares, la cocina precisa pinturas durables y resistentes, fáciles de limpiar y de alta calidad.

Vinilos culinarios para paredes

Si se busca dar un toque de frescura y diversión a la decoración de la cocina, los vinilos para paredes y muebles son una opción personalizada y de alta calidad, muy fácil de colocar.

Diseños de cocinas

El diseño de esta cocina-comedor diario se generó a partir de las necesidades familiares de cocinar “en compañía”. Una isla con espacio de mesada, guardado y cocción coronada por una campana de extracción en acero inoxidable, hizo posible acceder a este pedido, marcando una división más sutil entre el sector de trabajo y el comedor

Diseño de cocinas 2

Esta cocina de departamento fue diseñada en una paleta acotada de blanco y negro. La mesada, de granito negro, se completa con muebles bajomesada en melamina blanca con cantos de acero y un nicho para el lavavajilla. El piso está formado por

Azulejos pintados en la cocina

Los azulejos son el revestimiento más idóneo para cocinas, debido a que estos cerámicos son compactos y resistentes al agua, a los agentes químicos, a los vapores, grasas, olores, al calor, a los impactos.

Publicado el 29 de julio de 2011


Las actividades específicas que se desarrollan en cada parte de la casa hacen que deba elegirse un tipo de pintura particular para cada una. Esta condición se hace absolutamente relevante en la cocina, cuyas paredes y techos están en permanente exposición a la humedad, el vapor, el calor, las grasas y todo tipo de salpicaduras y suciedad.

Para proteger las paredes de la cocina y revestirlas de colores durables y de alta calidad, es necesario elegir pinturas con propiedades especiales, resistentes a las condiciones singulares de la cocina. Elegir bien el tipo de pintura a utilizar hará que la  inversión en este material tenga resultados satisfactorios.

Las pinturas más resistentes


Por su alta resistencia y rápido secado, la pintura acrílica (también llamada látex) es altamente recomendable para la cocina. Para una máxima protección de las superficies, elige un tipo de acrílico impermeable y fácilmente lavable, que contenga agentes anti-moho. Puede elegirse un acabado mate o brillante, dependiendo del estilo decorativo deseado. Recuerda que las pinturas de alto brillo son más duras, pero acentúan y revelan cualquier imperfección de las paredes, además de reflejar la luminosidad.

También son altamente durables las pinturas plásticas satinadas, que mantienen inalterado su pigmento brindando un sólido color durante largo tiempo. Su poder de cubrimiento alcanza incluso las zonas más húmedas de la pared. Cualquiera de estas pinturas es fácilmente accesibles en cualquier tienda del rubro.

Antes de pintar una pared porosa (ladrillo, yeso, madera nueva), es importante pasar una base de imprimación selladora al agua, para preparar la superficie y evitar la absorción de impurezas.

Otras variables a tener en cuenta


Pero el tipo de pintura a emplear también depende de otros factores, como el color elegido. Cuando se trata de colores claros, las pinturas acrílicas son las más convenientes, al cubrir mejor las superficies. El contenido de látex permite que incluso el blanco mantenga su claridad un lapso extenso, sin volverse amarillento. Sin embargo, para los colores oscuros suelen recomendarse pinturas de base aceitosa, salvo que por problemas específicos de humedad deba optarse por opciones más impermeables.

Por otra parte, si la superficie ya estaba cubierta con pintura alquídica (aceitosa), no se puede emplear directamente sobre ella una pintura acrílica. En ese caso, deberás utilizar de nuevo la pintura en base a aceite, o pasar un “primer” antes de pintar con el acrílico. Si la pintura preexistente es acrílica, entonces la superficie no necesitará preparaciones especiales.


La clave para un buen resultado (tanto estético como de duración) está en apostar por la buena calidad. La cocina es un espacio en permanente uso, por lo que amerita una pintura calificada, fabricada por marcas reconocidas. Las pinturas demasiado baratas duran poco y se deterioran con facilidad. A la larga, utilizar pinturas más caras resulta una inversión rentable, ya que solo necesitarás renovarla al cabo de algunos años.